domingo, 10 de febrero de 2013

Color luz y color pigmento: Los curiosos y opuestos sistemas de colores

domingo, 10 de febrero de 2013
Desde muy pequeños nos enseñan en el colegio que los colores primarios y con los que podemos formar el resto de colores eran el azul, rojo y amarillo, y hacemos miles de pruebas sobre folios para demostrar que mezclando rojo con amarillo sale naranja, azul y amarillo verde, etc y que mezclando todos los colores llegamos al negro. 

Hasta aquí todo normal, hasta que nos enteramos que nuestras televisiones, monitores de ordenador, etc utilizan como sistema de colores el llamado RGB (red, green, blue) y a partir de estos se obtienen el resto de colores. 

Para colmo, nos dicen que mezclando todos estos colores en el sistema RGB, no se obtiene el negro sino...¡el blanco!

¿Cómo es posible? ¿Quién nos ha engañado?

No nos asustemos, puesto que no nos ha engañado nadie. La explicación se encuentra en cuál es el origen de los colores que estamos observando. Si se trata de colores proyectado por luces, tendremos lo que se denomina sistema: color luz, mientras que si el origen son tintas, lápices, rotuladores lo que tendremos es el sistemas: color pigmento.

El color luz

Los bastones y conos del órgano de la vista están organizados en grupos de tres elementos sensibles, cada uno de ellos destinado a cada color primario del espectro: azul, verde y rojo, del mismo modo que una pantalla de televisión en color.

Cuando vemos rojo es porque se ha excitado el elemento sensible a esta longitud de onda. Cuando vemos amarillo es porque se excitan a un tiempo verde y el rojo, y cuando vemos azul celeste (cyan), es que están funcionando simultáneamente el verde y el azul (azul violeta).

Del mismo modo pueden obtenerse colores terciarios en los que las tres luces primarias actúan a la vez en distintas proporciones y que hacen posible que, por ejemplo, en un televisor en color se perciba una enorme cantidad de valores cromáticos distintos. Este proceso de formación de colores a partir del trío básico azul, verde y rojo), es lo que se conoce como síntesis aditiva, y en ella cada nuevo color secundario o terciario se obtiene por la adición de las partes correspondientes de los tres fundamentales, siendo cada una de las sumas de color siempre más luminosas que sus partes, con lo que se explica el que la mezcla de los tres permita la obtención del blanco, que es por definición, el color más luminoso. En este caso de lo que estamos hablando es del color luz.



El color pigmento

Por otra parte, cuando manejamos colores de forma habitual no utilizamos luces, sino tintas, lápices, rotuladores... en este caso lo que estamos hablando es del color pigmento. Cuando hablamos del color pigmento hablamos de síntesis sustractiva, es decir, de pigmentos que aplicamos sobre las superficies para sustraer a la luz blanca parte de su composición espectral.



Todas las cosas (menos los medios transparentes) poseen unas moléculas llamadas pigmentos, que tienen la facultad de absorber determinadas ondas del espectro y reflejar otras.

Este proceso se denomina síntesis sustractiva, y es más fácil prever el color resultante (el azul + el amarillo originan el verde, el rojo + el amarillo originan el naranja).

Os dejamos una pequeña presentación donde explican brevemente los dos sistemas de colores y en la que podemos probar a mezclar los diferentes colores de los dos sistemas para comprobar sus diferentes resultados.




1 comentarios:

Malabaricien dijo...

Gracias por esta estupenda explicación. Sólo me queda una duda. ¿Qué pasa si proyecto luz verde sobre una cartulina roja?

Publicar un comentario en la entrada

 
Design by Pocket Free Blogger Templates created by The Blog Templates