viernes, 4 de marzo de 2011

Laff Box: El origen de las "risas enlatadas" en televisión

viernes, 4 de marzo de 2011
Antes de que existiera la televisión, la comedia era disfrutada por la audiencia en presencia de otras personas, ya fuera en un teatro, en la radio o en el cine. Los productores de televisión intentaron recrear esta atmósfera introduciendo público en vivo durante las grabaciones de los programas.

Sin embargo, las audiencias en vivo no siempre podían reír en el momento adecuado o a veces no podían reír por mucho tiempo o lo suficientemente fuerte, lo que hacia que las risas sonaran falsas y forzadas. 

Para dar solución a este problema, en 1953, el ingeniero de sonido Charley Douglass, quien trabajo para la CBS, al ver que nadie pensaba en hacer algo para resolver el problema, decidió hacerse cargo el mismo. Si una secuencia cómica no lograba las risas deseadas, Douglass editaba el audio e insertaba risas más ruidosas. Y si al contrario el público se reía demasiado, Douglass hacia que el volumen de las carcajadas se redujera gradualmente. Esta técnica de edición llego a conocerse como “sweetening” (endulzar, si lo traducimos al español). Douglass paso innumerables horas extrayendo risas, aplausos y otras reacciones (como la de las personas moviéndose por sus asientos). lo que le perimitió finalmente guardar todos los sonidos en un reproductor, al que se le dio el nombre de la “laff box”.

¿Cómo funciona?

El "laff box" o "caja de la risa" funciona como un cruce entre un sampler y un órgano. Douglass utilizaba un teclado para seleccionar muestras de risa audiencia (de un banco de 320 risas en 32 loops) y un pedal para controlar su longitud.

En la década de 1960, la televisión en vivo se volvió demasiado costosa, los productores buscaban la forma de reducir el presupuesto eliminando a la audiencia de las grabaciones. El principal problema era que el público en la mayoría de las veces se encontraba tenso, nervioso y rara vez se reía en los tiempos señalados. Después de que el show era grabado, los productores se enfrentan a la ardua tarea de eliminar todas las exageradas y molestas reacciones de la audiencia en vivo, lo que añadía un monto más al coste de producción. Durante este periodo Douglass fue contratado varias veces para simular a una audiencia entera, su técnica fue tan exitosa que muchos productores continúan utilizándola en nuestros días por lo que no es de extrañar que en comedias modernas se sigan escuchando risas con más de 50 años de antigüedad.

Fuentes:



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Design by Pocket Free Blogger Templates created by The Blog Templates