lunes, 20 de diciembre de 2010

¿Es cierto que el pelo y las uñas siguen creciendo tras la muerte?

lunes, 20 de diciembre de 2010
¡Otro chascarrillo bien consolidado! Y que, con el tiempo, se ha llegado a convertir en leyenda urbana. Sin embargo, no hay ni un solo dato científico que permita apoyar esta tesis absurda. Y nada se puede contraponer a la evidencia: En un cuerpo muerto, la sangre no circula. Por consiguiente, ni el pelo ni las uñas ni la barba pueden recibir el alimento que les permitiría seguir creciendo.

No obstante, y de buena fe, dos días después del fallecimiento de alguien, un observador atento puede tener la impresión de que el cabello del difunto ha seguido creciendo, simplemente porque la piel se seca y, por tanto, se contrae. La piel y la carne van perdiendo agua poco a poco, y la carne se va encogiendo y retirando, pero las uñas y el pelo no contienen agua, de modo que no se encogen.

Pero como el pelo no se cae inmediatamente, esa sequedad y contracción de la piel pueden dar la impresión de que el cabello crece realmente en la zona observada.

Este mecanismo se observa muy claramente en las uñas, en la medida en que la piel de los dedos se contrae más rápidamente. Y en los hombre, el fenómeno se observa también en la barba, que no es que crezca, en absoluto, sino que la sequedad y la contracción de la piel dan también esa impresión


La razón de que este mito haya sobrevivido tantísimo tiempo es doble: por un lado, nuestra intuición es, en este caso, nuestra enemiga. En nuestros cuerpos, estamos muy acostumbrados a que las uñas y el pelo crezcan, pero nada acostumbrados a que la piel y la carne encojan, de modo que es “evidente” cuando miras un cadáver con las uñas aparentemente largas que han crecido, no que la carne se haya retirado de ellas. Por alguna razón, la intuición no se extraña de que en poco tiempo hayan crecido lo que tardaría un mes si la persona hubiera estado viva.

Por otro lado, los seres humanos tenemos una relación psicológica muy retorcida con la muerte. Nos da miedo, pero nos fascina. No queremos hablar de ella, pero absorbemos cualquier información sobre ella con avidez… y cualquier dato misterioso o sorprendente se queda fijado en nuestras mentes y no las abandona


Así pues, muy claramente y de una vez por todas, las uñas y el pelo no crecen después de la muerte.



2 comentarios:

PEDROHUELVA dijo...

mira que si me crece el pelo, cuando la espiche y yo sin enterarme.

soy calvo total.

Anónimo dijo...

se a dicho esa version de que NO crece el pelo sino que es la carne la que se contrae o encoje pero no habeis pensado en una cosa.....los dedos vale que encojen pero cuando en mm tenemos de cuero cabelludo? 4 o 5 mm como muchisimo?? por mucho que se contraiga la piel,detras esta el craneo y es la zona en la que menos piel hay hasta llegar a los huesos.

tengo familiares que despues de x tiempo han abierto tumbas por su trabajo y han visto a familiares o conocidos con el pelo bastante mas largo.las uñas me callo porque no se hasta donde me llegar por dentro de la carne jejeej pero el pelo dicen que si y como digo por mucho que se contraiga la piel de la cabeza el pelo crece casi al ras del craneo asi que no es tan efecto optico como parece pero repito que lo de las uñas puede pero el pelo seguro que no.

Publicar un comentario en la entrada

 
Design by Pocket Free Blogger Templates created by The Blog Templates