sábado, 5 de junio de 2010

Origen de las supersticiones (II): El gato negro

sábado, 5 de junio de 2010
La superstición de los gatos negros está relacionado con el mundo de la brujería.

Ya en la tradición celta se comenta que las brujas consideraban a los gatos como sus mejores amigos, en especial los de color negro. Éstas los utilizaban como sus sirvientes mensajeros aunque a veces, también se comentaba que realmente los gatos eran personas transformadas por un conjuro, doblegando su volundad.

En la Edad Media nació la falsa creencia de considerar al gato negro de mal agüero, por creer que cumplían mandatos de las brujas y muchos fanáticos sacrificaron a miles de estos inocentes animales.

Pero la superstición de cruzarse con un gato negro no siempre implica mala suerte. En Europa y Norteamérica se considera que un gato trae buena suerte si éste camina hacia ti, pero si se aleja, significa que se lleva la suerte consigo. El vaticinio es nefasto si el gato se cruza en el camino de una persona de derecha a izquierda, pero ¡no todo está perdido! Si el gato tiene algún lunar blanco en cualquier parte de su cuerpo, se dice que se pierte todo el carácter de maldad.

En el mundo de la pesca, también se comenta que es de buena suerte si un gato precede al pescador, pero, si éste se le cruza en el camino, ya puede ir olvidándose de quitar espinas en la comida.

Fuentes:



0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Design by Pocket Free Blogger Templates created by The Blog Templates